Feeds:
Entradas
Comentarios

Uy que mal estoy… y solo llevo dos dias…

He probado chicles de nicotina. Una cerdada. Saben mal, te sigues metiendo el mismo volumen de guarrada al cuerpo y no se puede hacer globitos. Descartados

También le estoy atizando al palo de regaliz. Lo voy masticando hasta que se me forma una pelota correosa de hebras amarillas dentro de la boca. Los hilillos de madera se meten entre los dientes, y no queda demasiado cool escupir amarillo, porque parezco talmente un tísico en horas bajas. Descartados.

He probado las gominolas. El tallaje de mis apolineas nalgas va a verse triplicado en cuestion de semanas y señores, estamos en pleno veranito, y no quiero lucir un culo king-size alfredhitchcockiano por las calles de ñoñosti. Descartadas.

Un lumbreras me ha recomendado infusiones de saúco, sea lo que sea eso. Todo lo que implique encontrar un cazo (limpio), poner agua a hervir, echar hierbajos, infusionarlos, bebérmelo, fregar cazo y fregar taza cada vez que me apetezca fumar me provoca ataques de risa solo de pensarlo. Descartadas.

He probado el yoga. Consigo hacer el loto pero a los 30 segundos se me corta la circulacion en los tobillos y me empiezan a dar calambres. Repaso la genealogia del dalai lama acordandome especialmente de su madre tibetana y al minuto me aburro de pensar en blanco y lo dejo. Descartado.

He probado los vahos de eucalipto. Pongo mi cabeza sobre una humareda con olor a menta hasta que la cara se me queda con la textura idonea para untarla de mayonesa y pegarle un bocado. Las ganas de fumar no se van, pero el cutis me esta quedando que ni la Penelope cruz despues de un peelling con aceite de chufa bretona. Descartados.

Descartada toda esta ristra de chorradas voy a probar con algo que seguro que funciona: un cigarrito. Un lucky de esos espachurradines que quedan en el bolsillo trasero de algun pantalon que todavia no he echado a lavar.

A su salud, señores…Y contra la mia. Y mas feliz que una perdiz…

Siiii, señores… La he vuelto a hacer. Y es que no se puede salir a beber unos Jack Daniels y pretender que al dia siguiente mis reflejos gatunos de los veinte sigan ahi para mi, casi a las puertas de los cuarenta.

Los dias de resaca ya no son lo que eran. Que tiempos aquellos en los que me levantaba un domingo, movido por un extraño resorte natural, que hacia que diese un salto de la cama como si me acabasen de aplicar una lavativa de salsa perrins para quemar la resaca con actividades tan surrealistas como subir a un monte o ir con la cuadrilla a comer una alubiada… En que me he quedado?

Hoy es el dia en el que abro un ojo a eso de las 13:00 y agradezco que mi YO farrero dejase un almax, un ibuprofeno y un vaso de agua fresquita en la mesilla en algun momento de la entorrijada noche. Sin salir de la cama me endiño el terceto salvador y dejo que me haga efecto…

14:00 Uy, pero yo no me habia despertado ya? A juzgar por el churro en el que se ha convertido el sobre de almax si….venga, hay que levantarse si o si…

15:00 Parece ser que me he quedado algo traspuesto, pero ahora si que me levanto, vamos! determinacion! Victoria o muerte!

16:25 Saco un pie de la cama, la verticalidad esta prácticamente conseguida. Un calcetin puesto y el otro no me reafirman en que la juerga de ayer va a necesitar llamada a los amigos para recabar informacion. Noches de diversion, mañanas de reconstruccion.

16:30 salgo a la sala como dios me trajo al mundo (mas un calcetin) para alegria de mi vecina de cincuenta que SIEMPRE esta tendiendo, y para horror de su hija de veinticinco que se plantea la independencia ipso-facto.

16:45 Visita a la nevera. Una cosa puramente ceremonial, cuando se perfectamente que mi limon pocho y mi zanahoria moldeable no me dan para una comida mas digna que la de cualquier protagonista de callejeros. Visita al cajon del congelador. Un tupperware. Viva mi madre. Sea lo que sea lo que meten las madres en esas cosas siempre sabe a comida digna y reconfortante. Al micro sin mirar.

17:00 sofa y mantita… Yo no habia metido algo en el micro??? Vuelta a la cocina. El tupper ha cogido una forma cuando menos inquietante, y sea lo que sea lo que hay dentro borbotea, asi que a dejar reposar un rato.

18:00…..bueno, la hora de conectarme con el mundo real. Ordenador, conexion lenta cual pedo de abuela y cocacola zero por aquello de la cafeina. A alguien en el mundo se le ocurre posar una lata entre el F5 y el borde del teclado??? SIIII habeis adivinado. En una astuta maniobra de desenrrolle del cable del raton, doble mortal con tirabuzon de la lata que cubre con un velo parduzco y burbujeante la totalidad de mi teclado. Para no ser menos, la CPU recibe lo suyo tambien.

Rapido! Papel de cocina!!……donde crees que vives majo?….rapido!! Papel de water!! eso si… La celulosa empieza a disolverse sobre mi teclado dejando pelotas oscuras que chorrean cocacola por doquier.

Hora del fallecimiento: 18:05

18:30 hasta 20:00 telefilme de antena tres del corte ” soy-una-madre-soltera-yonki-y-mi-padrastro-abusa-de-mi-mientras-engaña-a-su-amante-y-acusan-a-mi-novio-del-asesinato-de-mi-abuela”

20:30…ostie, el tupper del micro se ha vuelto a enfriar…10 minutos mas de radiacion…

20:40 visita al ordenador. ya esta frio y parece dormidito el pobre, pero no…no se enciende ni ganas que se le ve. Cena bastante decadente con las albondigas del tupper que no solo no parecen albondigas sino que de hecho no parecen ni siquiera biodegradables.

21:30 Llamada a la cuadrilla para intentar recomponer el puzzle entre todos. Muchas de nuestras lagunas coinciden, asi que apelo a mi buen criterio incluso bajo la influencia de 12 cervezas y algun jack daniels y vuelvo al sobre con la satisfaccion de haber sobrevivido a un dia de resaca con daños colaterales importantes pero superables.

22:00 donde voy a estar mejor que en mi camita. Aqui no se cae nada, nada se recalienta. He tenido las neuronas suficientes para quitarme el calcetin antes de meterme en la ducha y ya se me va pasando el tus-tus, asi que a dormir y mañana sera otro dia.

Hoy 12:27 Gorroneo la conexion de mi curro para plasmar las aventuras y desventuras de un treintañero con una cuadrilla con tendencias autodestructivas y una resaca MUY mal llevada.

Asi que ya sabeis, moraleja: Bebed lo que querais, pero tened claro que vuestra coordinacion locomotora esta a la orden del dia, si no , al dia siguiente, aparte de que vuestra casa va a terminar como un campo tras el paso de una manada de orcos con sobrepeso, os quedara esa promesa baldía del tipo ” bua bua buaaaa ultima farra hasta semana grande!” que vereis vilipendiada y ultrajada el proximo viernes.

Salud amiguitos.

Jubiletas power.

Cada vez me gusta mas coger autobuses urbanos. Aparco mi moto y me subo a una de esas jaulas a compartir vivencias con animalitos de mi especie. Ayer mismo me embarque en el galeon Irun-Donosti y fue una cosa entre dantesca y fantastica.

Nada mas subir y pagar hago la tipica panoramica en busca de un asiento libre, y me doy cuenta ipso-facto de que practicamente la totalidad esta ocupada por la tribu urbana con mucho mas macarra de la ciudad: los jubilados. Charlan animosamente a grito pelado los unos con los otros y entran en ese juego que me gusta tanto de: “sientese aqui, no usted aqui que yo me bajo antes, ya pero es que le he cedido yo a la señora dejeme usted aqui, ah no se preocupe porque me siento yo aqui que me he subido en ventas blablabla” Por supuesto las plazas habilitadas para ancianos estan todas vacias porque a los abuelos les gusta mas reunirse en comandita todos atras, pero ay del que se le ocurra siquiera plantearse ocupar uno de los asientos para vejetes… A medida que te acercas el gorjeo periquitil va disminuyendo de intensidad y vas notando miradas inquisitivas en tu nuca, pero que narices, no hay octogenario que no este acomodado, asi que te sientas con la seguridad de que eres odiado por treinta o cuarenta siglos al mismo tiempo. En el mismo instante en el que poso mi culo en el asiento, parada en gaintxurizketa. Siete jubilados para arriba y vuelta a la vertical, cojo mi mochila y otra vez a la barra de striptis a hacer equilibrios porque el chofer ha visto a Alonso por la mañana y quiere coger la chicane a 125 por hora.. Con los abueletes ha subido una chica despampanante que sinceramente no se lo que hacia en gaintxurizketa, pero viene a hacerme compañia a la zona de equilibrios. Se me planta al lado y es abordada inmediatamente por una abuelita con la que empieza a hablar en un euskera de provincia imposible de interpretar. Creo entender que es la nieta de una amiga de la señora en cuestion. La chica es inmediatamente arrastrada al grupo de jubiletas a la parte de atras, y nuestras miradas se entrecruzan, yo como diciendole ” ha sido breve pero intenso” ella “No dejes que me lleven con ellos, por favor”. Tarde…la joven es absorbida por el agujero negro de ancianitos que ya le frien a preguntas y a besos en los carrillos.

Bueno, seguimos para Renteria… Dos o tres curvas mortales de necesidad y parada. Horror. Un cuarenton con camiseta de tirantes, sudando como un pollo y con 250 bolsas de carrefour en cada mano. Sube, deja las bolsas en el suelo, saca el bono bus, no lo pasa…lo saca, lo frota contra la camiseta sudada…lo vuelve a pasar…ahora si…coge las bolsas, va pidiendo perdon mientras golpea al pasaje con sus alforjas llenas de campurrianas, tomates cherry y latas de orlando. Este SI que se me planta al lado. Desparrama sus bolsas a mis pies, y veo en camara lenta como alza su brazo para cogerse a la barra plantando su axila a 3 micras de mi careto. El señor NO es metrosexual. No puedo con tal vision y hago una maniobra de yo-me-bajo-aqui para zafarme del colega y su tufazo, que ya ha provocado una zona cero en mitad del autobus. Me desplazo hacia las puertas de salida y echo mi vista hacia el fondo del bus para ver como le va a la neskita. Esta sentada y dos abuelas le hablan en dolby sorround mientras un vejete le mira los muslazos con la falta de verguenza que da el haber vivido una post-guerra.

Parada en Pasajes…Aqui se bajara peña, digo yo…. Tururu… Suben dos skaters con sus tablazas y dos quinceañeras que no dudan en sentarse en los asientos para jubiletas, emparazadas y mutilados de guerra si los hubiera. Pasan de reproches, de comentarios y de todo y se ponen a berrear y a descojonarse a voz en grito: “tio, que mitico no? -Buah, muy mitico tio -jajaaj que mitico el aitona chaval!” Los abueletes se sienten heridos en su foro interno y ya tienen charleta hasta Donosti.

Llega mi parada y voy para la puerta. Conmigo se bajan 12 jubiletas que por supuesto me arrollan, porque todos se piensan que las puertas se van a cerrar mientras las atraviesan amputandoles algun miembro.

Y ahi me bajo…y echo un ultimo vistazo al pavo del carrefour, que sigue solo en su perimetro de aromas de mixtura, y a la chavala que ya esta inmersa en el agujero negro donde no pasa el tiempo, y al resto de la abuelada que sigue cediendose asientos y despotricando contra los skaters y sus novietas.

Mañana te lo juro que vuelvo si o si.

Stephen King. El tito Esteban. Su nombre ocupa mas espacio en las portadas de sus novelas que el propio titulo, de acuerdo… Sus libros pueden encontrarse en hipermercados entre mortadela con aceitunas y botes de pato W.C, de acuerdo tambien… Su sola mencion hace apretar las nalgas de los gafapastas culturetas mas recalcitrantes que no bajan de Milan Kundera, de acuerdo una vez mas… Pero me gusta.

La primera vez que algo de King cayo en mis manos fue a la tierna edad de 16 añitos. Verano en el pueblo, relax, buenos alimentos, primeros escarceos con el kalimotxo, y siete suspensos como siete soles con la tranquilidad añadida que da el hecho de saber que ni uno solo de ellos iba a ser recuperado en septiembre.

Pues la novela en cuestion fue “IT”. Los que no hayais tenido aun la fortuna de bucear en ese tocho, hacedlo cuanto antes. No pienso desvelaros ni media pagina, solo os dire que es una novela con mas de una lectura diferente… Por un lado tenemos las aventuras de una cuadrilla de chavales de pueblo con todo lo que ello conlleva: amistad, amores, desamores, compromisos, juegos, despreocupacion; y por otro una descripccion genial del miedo personificado en un payaso con muy mal yogur. Ese libro consiguio lo que hasta entonces no habia conseguido ninguno antes, ni ha vuelto a conseguir despues: en un momento dado tuve que cerrarlo y esperar un ratito antes de volver a sumergirme en el, de puro cague que me estaba produciendo. Literalmente. (no lo del cage, sino lo de cerrarlo)

En ese momento King me engancho a un nivel tal, que comence a comprar sus novelas anteriores y las que iba pariendo: cementerio de animales, Carrie, el resplandor, Christine. Todas ellas caviar para mi mente avida de mal rollo. King me cogia de la manita en la pagina uno, me obsequiaba con una introduccion potente, y en pleno nudo me soltaba ya rendido a su caracteristica prosa hasta el final (generalmente un pelin atropellado en muchas de sus novelas, por cierto).

Una de las cosas geniales de este autor es que ha sabido crear un universo particular en el que se desarrolla el 90% de su obra, Maine, y mas concretamente una serie de pueblos reales en algunos casos e inventados en otros. Asi, algunos de sus personajes y lugares son recurrentes, y se entrecruzan en distintas novelas, se hacen guiños y completan argumentos que parecian pendientes en muchas de sus obras. La piedra angular de todas ellas es La torre oscura. Siete libracos, siete, en los que el pistolero Rolando de Gillead cual Don Quijote parte en busca de una torre que es la que mantiene en pie todo el universo de su obra. Entendedme bien; no es que haga guiños a obras anteriores, es que novelas escritas muchos años antes estan inmersas en estos siete tomos (se dice septalogia por cierto??) como las piezas de un rompecabezas que acaban por encajar.

Tambien es un apasionado del relato breve, entre los que se encuentran obras maestras como “la expedicion”, “Basta S.A”, o “el cadillac de dolan”; como truños del tamaño de Aljete como “nona”, o “tienen un grupo de la leche”… Leer relatos breves de King es como hacerte un bocata de chopped pork con lonchas de guijuelo pata negra…vas comiendo el chopped con la esperanza de que llegue algo bueno, y de repente te das con el jamoncito que te deja los ojos en blanco.

Sus ultimas obras dejaban bastante que desear hasta que me he topado con lo que tengo entre manos: La cupula. King vuelve a enganchar desde la primera pagina sin echar mano de zombies, niños con poderes o ex-escritores alcoholicos, personajes que le encanta repetir hasta la saciedad en muuuuuuuchos de sus libros, u otra clase de topicos un poco sobeteados para mi gusto. Un pueblo, unos personajes con tiron, y una cupula de cristal que surge de la nada y envuelve la aldea sin niguna explicacion racional. Llevo 100 de sus mas de mil paginas, pero me tengo que obligar a cerrarlo para hacerlo durar… Bieeennnn……buena piiiiinta…… King ha quitado la olivetti a sus negros y ha vuelto a coger la batuta…mola.

Estaria horas contando cosas sobre este tio, que escribio una obra maestra puesto hasta arriba de budweiser y coca metido en la bañera de su autocaravana, pero por algun motivo que desconozco, mi cafetera con modem se reinicia sin previo aviso cada veinte minutos, asi que no me voy a parar ni a corregir la ortografia (sigo sin poder poner acentos por cierto)

Asi que ya sabeis…no os dejeis engañar por la etiqueta apestosa de “comercial” que utilizan los snobs para desvirtuar una obra. el “brothers in arms” de Dire Straits tambien es comercial, y el “reload” de metallica, y el cine de Almodovar aunque lo disfrace de autor, y todo ello es cojonudisimo. Me figuro que el Quijote se penso como libro comercial para la epoca y ahi teneis. Gafapastas culturetas, poned una sobrecubierta de Erich Fromm a un libro de King y disfrutad de su lectura sin miedo al reproche y a las risas de vuestros compañeros de tertulia.

Formad parte de esa comunidad de frikis que compran un libro en el carrefour y lo meten en un capazo al lado de un bocata de sardinas miau y un bote de crema de aceite de coco para llevarselo a la playa. Hacedme caso, merece la pena…Y aportareis un par de decenas de euritos a las cuentas de King y su editor, pobrecitos ellos…

Mi ordenata esta proximo a morir y a renacer, asi que publico ya!

Se postra de hinojos hasta besar vuestras inmaculadas frentes de blogeros, un servidor que lo es:

El Vigilante

Aaaahhhh…bonito dia para tocar mi didjeridoo. No recuerdo el dia en que lo escuche por television la primera vez, pero se que era un cachorrito todavia. Ese armonico hipnotico y repetitivo se clavo en mi pedacito de cerebro sensible a los ruidos desde el primer momento, y desde entonces estuve persiguiendo echarme uno a los morros y soplar como un aborigen debajo de una higuera viendo pasar los canguros.

Gracias a linternec pude conseguir uno hace un par de años, y contrate los servicios y el saber hacer de un hippy muy simpatico que me dio clases intensivas en una casa ocupa de Oiartzun. Seguramente los okupas se preguntaban que hacia un tio todo de negro bajo un sol abrasador soplando por un palo hueco de eucalipto. Y digo soplar, porque las tres primeras clases a 20 machacantes cada una lo unico que consegui fue una serie de bufidos atonos que recordaban mas a un jabali olfateando avellanas que a un instrumento milenario.

Pero amigos, al tercer dia surgio el drawn. El drawn es la base de todos los sonidos que encierra ese pedazo de madera. Un zumbido armonico que sale limpio del otro extremo del instrumento, y entonces mi emporrado maestro alzo una ceja en señal de aprobacion…

-bieeennn -me dije- yoda esta satisfecho, y mi cuenta corriente mas, porque los veinte de hoy ya estan amortizados.

El segundo paso despues del drawn es empezar a jugar con la lengua y los mofletes y conseguir el ruido del boomerang, del dinko (una especie de ladrido seco), de la ballena (un alarido que de hecho NO se parece en nada al silbidito de las ballenas), y unos cuantos animales mas.

Ahi me vine arriba y parí mis propias creaciones: el trueno y el canguro. A mi maestro no le parecieron igual de geniales que a mi y me castro rapido el proceso creativo.

“No seas impaciente mi joven aprendiz, no quieras correr mas que un instrumento del paleolitico…paramos para un porrillo?” Y yo por supuesto, me puse firme..”SI”

Unas clases mas tarde entramos en lo verdaderamente bonito y difícil de la doma del didjeridoo: la respiración circular. Consiste en lograr echar aire por el instrumento mientras se llenan los pulmones de mas oxigeno, con lo cual nunca cesa el soniquete al no tener que parar para coger resuello. Cuando consigues dominar la respiracion circular, tocar el didj toma una nueva dimension.

Si googleais vereis que los aborigenes entran en trance tocandolo, y no me extraña nada, por dos motivos:

1º El craneo en su totalidad vibra al tener la boquilla pegada a los dientes, con lo cual el cerebro acaba por quedarse adormilado, o esbafau que diria mi abuela

2º el hecho de coger aire cada dos segundos te pega una hiperoxigenacion de aupa el erandio que te hace establecer linea directa con tu espiritu guia en 0,5.

(3º…el porro del colega a 20 cms. de mi cara seguramente tendría algo que ver)

Bien, finalizadas las clases por valor de una cuota integra de mi hipoteca, me lance a mi carrera en solitario. Los dias de sol, cuando llega la tarde, en ese momento en que la chicharra te pega en un lado de la cara, y la brisa fresca que trae la noche en el otro, salgo a mi balcon y llevo un poco de la cultura aborigen australiana a mis vecinos. A juzgar por los escobazos en el techo de la vecina de abajo, no todos disfrutan por igual. Eso si, a los perros les chifla, y eso me mola.

Asi que si andais por la zona de donostialdea y escuchais un zumbido hipnotico, perros ladrando y una sexagenaria con rulos zumbandome el suelo, ya sabeis donde teneis una casa.

(Post patrocinado por la causa aborigen australiana, lease escuchando esto : http://www.youtube.com/watch?v=CSybR_k_Ouo y descubrid la grandeza de aqui el instrumento)

Salud

B.S.O. by Loquillo

Si tengo que elegir una constante en la banda sonora de mi vida, me quedo con Loquillo y Trogloditas. De posts anteriores que narraban mi compleja preadolescencia ya conoceis mi predileccion por las macarradas, pues una de ellas, con 11 primaveras, era escuchar el “Himno de prostitutas” del disco La mafia del baile del Loco mientras gritaba a garganta rota la ultima estrofa: ” somos, nosotros las PUTAS de esta canciooonnnn” por el pasillo de la casa de los padres de mi amigo Dani, que como ya sabeis eran del opus dei. Si sumamos a eso el hecho de que llevaba un bocadillo de sardinas “miau” que iba soltando aceite cual prestige sobre el parquet de la sala entendereis porque los padres de mi amigo insistian tanto en que fuesemos a casa de mi madre a jugar, pero en casa de mi madre no habia tocadiscos, por lo tanto tampoco posibilidad de cantar temas de loquillo.

Con 17 llego mi primer beso serio, cuando digo serio quiero decir de los de exploracion glotica-esofagica con la falta de delicadeza que nos caracteriza a los adolescentes. Mientras Loquillo contaba lo mucho que siempre habia querido ir a L.A., ese racimito de granos purulento que era mi yo a los 17, se esmeraba en sacar los empastes de una chica del pueblo por el que me dejaba caer cada verano. Recuerdo que lo que yo percibi entonces como un beso humedo en la orejita, fue en realidad una lamida de san bernardo pirenaico con punto de partida en la barbilla de mi pobre acompañante y punto de llegada sobre su ceja izquierda tras paradas en nariz y parpado.

Yo tarareaba cadillac solitario a escasos milimetros de su oido, y cuando llegaba ese atronador final: NENAAAAAAAAA!!!!!!!!! intentaba imprimir un tono ronco y susurrante, desgarrador incluso, que dejase claro que mi voz de castratti habia dejado paso a un rugido varonil, pero lo que salia entonces era una especie de alarido entreverado de gallo claudio y bisagra desengrasada.

Ya en mi veintena y hasta la treintena, Loquillo ha seguido acompañando las juergas con mi cuadrilla.Como buena cuadrilla donostiarra, 12 chicos en formacion circular, formando un anillo de testosterona en el que por timidez absoluta, lo unico que entraban eran las jarras de cerveza, y lo unico que salian eran improperios que hacian referencia a culos, tetas y demas lindezas. No es de extrañar que no nos comiesemos una rosca, porque cruzabamos esa sutil linea que separa la desinhibicion del ridiculo por la puerta grande y sin complejos.

Ese era el fin…Loquillo cantaba “Hombres” y nosotros nos cargabamos de autoconfianza que nos llevaba irremediablemente al ridiculo.Chica mona en la barra, solo con una amiga, al ataque…

– Hola, guapaaa, me llam…
– NOOOOOOOOOOOOOOOO
– pero si no..
– QUE NOOOOOOOOOOOOO
– Quieres un poco de…
-NOOOOOOOOOOOOOOOOO

Las risas de tus amigos llegaban a ti como una cuchilla que desgajaba tu moral y tu sentido de la dignidad, y les veias alli…hechos una piñita, con esas jarras de cerveza fresquita. y esa seguridad de que pasase lo que pasase, una accion ridicula tuya solo iba a ser el preambulo de otra aun mas ridicula de uno de tus amigotes, y entonces mirabas a la chica, y con la seguridad que da saber que no necesitas a nadie, le espetabas:

-paso de ti y de..
-QUE NOOOOOOO QUE PASOOOOOO
– no, yo iba a decirte que tamb
-QUE ME OLVIDEEEEEEESSSSSSSSS

y mientras, Loquillo en una nueva leccion magistral, aleccionaba por los bafles: “…sin cesar de hablar de las mujeres que dejamos de amar…” a juzgar por el patetico numero de ligues que nos acompañaron en toda una decada, , fueron bastantes…

Ahora mismo, en la serenidad de mis 37, escucho “la edad de oro” en mi ordenador. Ya no compro vinilos; pongo a mi mulita a viajar al monte de los autores saqueados y vuelve con las alforjas petadas de temas que me transportan a aquellos años. Eso si… mi cuadrilla y yo seguimos haciendo el circulo testosteronico y intentando convencernos de que nuestras incipientes (pfffjjaajajajajajaja) calvas no van a ser impedimento a la hora de llevarnoslas de calle mientras el eterno Loquillo nos recuerda ” …cuando fuimos los mejores…”

Cuando estoy por la tierra me muevo en moto. Mi ultima hazaña ha sido lo mas comentado en las gasolineras de medio Donosti.

Tengo la feisima costumbre de conducir con el MP3 puesto a todo trapo, da igual si estoy escuchando sepultura, o la pequeña serenata nocturna de Mozart (pieza clave en mis paseos motoristicos de madrugada).

Pues bien, dase que se daba que he parado a repostar en una gasolinera y no me ha parecido buena idea desincrustar mis auriculares de las orejas mientras echaba la gasolina. Me he quedado embobado mirando la playa de la zurriola mientras loquillo me decía al oído que siempre hay lugar donde ir en la autopista, y resulta que esa practica válvula que bloquea el chorro de la gasolina cuando el deposito ya esta lleno no ha funcionado. El preciado zumo de petroleo ha empezado a salir a chorro del deposito y yo seguía tan pichi a lo mio, un poco extrañado eso si, de que el cuenta-euros del deposito pasase ya de los 8 cuando por lo general mi deposito se llena a los 6,50. Y porque corre el tipo de la gasolinera hacia mi con ese careto de desesperación? Un chorrillo en mi converse all-star y un inconfundible tufo me han hecho volver al mundo de los vivos.

De poco me ha servido pedir perdón, el operario ha necesitado el equivalente a media selva amazónica en serrín para desfacer el entuerto, y en ese momento loquillo seguía con su soniquete “gas.. a fondo, pon la distancia ante ti, siempre hay lugar donde ir, en la autopista”

En efecto, gas, y lo que se dice A FONDO. Para proximos repostajes os sugiero algo suavecito de debussy.

Mis all-stars apestando a gasoil y mi verguenza torera (si la tuviera o tuviese) herida en lo mas hondo de su ser, me haran estar quietecito hasta mi proximo desbarre, el cual no dudare ni media en plasmar en este rincon del ciberuniverso.

Gracias a dios mi nave funciona con antimateria y eso cuesta un ojo de la cara como para repostar sin poner cada sentido en el agujero del deposito.